El Existencialismo para Quinto Grado de Secundaria

Aquí te compartiremos GRATIS la ficha de El Existencialismo para Quinto Grado de Secundaria o estudiantes de 16 años de edad. Este contenido corresponde al curso de FILOSOFÍA y lo podrás descargar gratuitamente en formato PDF.

Muestra del Material Educativo

Ahora observaras una pequeña muestra de la 1era PÁGINA de la ficha de El Existencialismo.

Ficha de El Existencialismo para Quinto Grado de SecundariaEsperamos que este material educativo de El Existencialismo sea de ayuda en la enseñanza y aprendizaje de este maravilloso curso de filosofía.

Descarga GRATIS este Material Educativo

Este material educativo de El Existencialismo lo podrás descargar completamente GRATIS, ahora te dejaremos los enlaces de descarga para que los puedas obtener.

Opción A – PDF | Opción B – PDF 

¿Qué Contiene esta Ficha Educativa que te Ofrecemos GRATIS?

Esta ficha de El Existencialismo contiene conceptos teóricos muy importantes acerca de:

  • El Existencialismo
  • Actividades para desarrollar.

Ahora conceptualizaremos algunos de estos temas:

Noción

Corriente filosófica que prioriza la existencia, el «ser –ahí» (Dasein) frente a la esencia.

Contexto Histórico

  • La Primera y Segunda Guerra Mundial
  • La Revolución china
  • La gran revolución cultural proletaria
  • El surgimiento del fascismo

Representantes

Estas son las Representantes:

Existencialismo religioso

  • Sören Kierkegaard (1813-1855)
  • Karl Jaspers (1883-1969)
  • Miguel de Unamuno (1864-1936)
  • Gabriel Marcel (1889-1973)

Existencialismo ateo

  • Martin Heidegger (1889-1976)
  • Jean P. Sartre (1905-1980)

Existencialismo literario

  • Georges Bataille (1897-1962)
  • Albert Camus (1913-1960)
  • Simone de Beauvoir (1908-1986)

El existencialismo, filosofía de la existencia o fi­losofía existencial, es una filosofía moderna que estuvo sobre todo en Alemania y Francia a me­diados del siglo XX. El existencialismo, siguiendo a Kierkegaard, pone en primer término estados de ánimo como la an­gustia y la cura.

Para los existencialistas, la realidad no solo es, como también para los vitalistas, impenetrable al pensamiento por su plenitud y profundidad, por tanto irracional, sino que enreda al pensamiento en contradicciones insolubles, y es por ello direc­tamente antirracional, más aún, «absurda». El existencialismo se interesa primordialmente por el sujeto concreto y existente, por el yo, por la dignidad de la persona. ¿Qué significa aquí que la existencia precede a la esencia? Significa que el hombre primordialmen­te existe, se encuentra, surge en el mundo y solo después se define. El hombre no es otra cosa que lo que él se hace. El hombre no es algo acabado, es más bien con­tinua autocreación, algo dinámico, que constan­temente se pone a sí mismo en juego, en la lucha por sí, que debe darse su propia forma: en eso consiste la «existencia»

Tesis generales

Dodecálogo existencialista

  1. Primacía de la existencia sobre la esencia
  2. Primacía de lo concreto sobre lo abstracto
  3. Primacía de lo particular sobre lo general
  4. Primacía de la acción sobre el pensamiento
  5. Primacía de la presencia sobre la ausencia
  6. Primacía del temperamento sobre la razón
  7. Primacía de lo indefinido sobre lo definido
  8. Primacía del arte sobre la ciencia y la filosofía
  9. Primacía del absurdo sobre la lógica
  10. Primacía de lo temporal sobre lo eterno
  11. Primacía de la angustia sobre la paz
  12. Primacía de lo contingente sobre lo necesario

Lo esencial del existir

La única elección «libre» que tiene el hom­bre es entre un doble modo de existencia: una existencia falsa, sin existencia, esto es, la existencia de la «inautenticidad». La exis­tencia inauténtica es estar caído y perdido en el mundo, en la cotidianidad, en la dictadura del «uno» o «se».

Podemos desprendernos, al menos por momentos de este estado de inau­tenticidad y evolucionar paulatinamente ha­cia la existencia auténtica. Al ser, que somos en cada caso nosotros mismos, es al que Hei­degger da el nombre de «ser-ahí», en cambio «existencia» en sentido estricto lo es solo la realización del fin encomendado al ser ahí como su más auténtica posibilidad.

El existir solo puede realizarse en la resistencia a la realidad, el yo presupone un no-yo del mundo. Existir es estar atenido al mundo, implica estado de referencia al mundo. El mundo es para el existencialista una realidad vacía del sentido, solo técnicamente utilizable; es como un montón inconexo de «seres a la mano», de «seres ante los ojos», de útiles para su activi­dad y objeto de que «se cura»; incomprensi­ble, peligroso y amenazador.

En sí el mundo es un caos que el hombre ha de arrancar en lucha permanente, el orden de su existencia, y en cuyo abismo puede caer y perderse esta. El comprender las cosas de ellas. Al comprender las cosas y curarse de ellas, el hombre accede, como tercer modo de encontrarse, al habla, que lo ordena y fija, por cuyo medio se dirige a sus semejantes.

Y es que nuestro ser-en-el-mundo es esencialmente también «ser-con» otros hombres que nos rodean; es referencia a la comunidad. Pero la vivencia que del «mun­do del con» tiene el existencialista no es tam­poco la de un mundo que le ayuda y favorece; al contrario, experimenta el «mundo del con» como un obstáculo que le aparta de su exis­tir auténtico como objeto de cura; «ser con» es «procurar por» los semejantes.

Al estado cotidiano de la vida de comunidad, que es un estado de decaimiento en lo colectivo, lo llama Heidegger el «uno o se». Heidegger fus­tiga con razón a muchos aspectos de tiranía de este «uno», lo colectivo anónimo, en que todo es aplanado y uniforme: se habla, se piensa, se obra como todos. En el «uno» predomina la habladu­ría, la avidez de novedades y la ambigüedad.

Las «situaciones» del «ser –ahí»

Nuestra existencia en el mundo está siempre vin­culada a un «ahí» determinado, a una determinada «situación», que la limita interior y exteriormente. Ante todo, pertenece a la existencia humana la tem­poralidad. Mediante nuestros planes, esperanzas, temores, expectativas, el futuro se aloja en el presen­te y lo conforma activamente.

El hecho de que el hombre esté siempre instala­do en una situación histórica única y racional­mente inderivable, que pesa sobre él como una «herencia» y limita su acción, es lo que constitu­ye su «historicidad».

La dependencia de tales si­tuaciones que no hemos determinado nosotros, pero cuya responsabilidad pesa de hecho sobre nosotros; situaciones que sentimos más como obstáculos que como ayuda y que no hacen más que enfrentarnos continuamente con dificulta­des, cuya pesadumbre nos agobia, es a lo que Heidegger llama «estado de yecto de este ante su –ahí».

Las «situaciones límite»

Hay entre estas situaciones algunas limita­ciones y amenazas que son de la esencia de la existencia humana. Jaspers las calificó como «situaciones límite». El sufrimiento, la lucha, el azar, la culpa; todas son situaciones inevi­tables, muros contra los que topamos y en las que por fuerza fracasamos, que convierten nuestra existencia en singularmente inhóspi­ta, pero que al propio tiempo le hace cobrar aguda conciencia de su finitud y desamparo.

Entre estos modos fundamentales de encon­trarse y estas experiencias existencialistas, sombrías y deprimentes, desempeña un papel primordial en los existencialistas los senti­mientos de temor y de angustia. Mientras el temor tiene siempre como objeto ame­nazas determinadas a nuestra existencia, la angus­tia surge súbitamente, y sin razón.

Todo aparece sin esperanzas, problemático, inhóspito; no se ve más que vacío, soledad, abandono y desamparo. La angustia nos coloca finalmente ante la nada; con la angustia surge en nosotros la nada; enton­ces nos aterramos ante el fluir de nuestra vida y las construcciones que hemos erigido en nuestro de­rredor para protegernos se desploman; quedamos suspendidos sobre la nada, nos vemos inmersos y prisioneros en la nada.

Esas vivencias se repiten, si no en la forma de tan aguda, en los sentimientos de tedio, en que todo aparece sumido en la indife­rencia, de melancolía, en que todo se tiñe de can­sancio y lasitud, y de desesperación, en que formal­mente concebimos y gestamos la angustia.

Para Sartre, pesa más la angustia ante la libre decisión y su consiguiente responsabilidad. Lo peculiar del existencialismo es que la conmoción producida por estos sentimientos la utiliza hasta el existir auténtico.

Bajo el peso de la muerte

Entre las situaciones límite, la extrema y última que ha de realizar todo hombre es la muerte. «Al final de mi vida veo que me espera inevitablemente esta muerte mía, a la que tengo que acoger en mí». Su presencia amenazadora llega hasta el momento actual de mi existencia ensombreciéndola.

La existen­cia consiste, esencialmente, en un ir al encuentro de la muerte, en «ser relativamente a la muerte». La nada de la muerte es lo que ante todo hace que el existencialista se sienta rebotado a su «sí mismo» y llegue así a la autenticidad de la existencia, que se le muestra totalmente presente en un instante y le arranca de ese modo los máximos rendimientos.

El existencialista quiere evidentemente ser como Dios, quien en todo momento posee su ser como Dios, quien en todo momento posee su ser de manera total al mismo tiempo que perfecta.

 Actividades de la Ficha de El Existencialismo

En esta ficha educativa también hallaras actividades de El Existencialismo elaboradas especialmente para los estudiantes de quinto grado.

Ahora te presentaremos algunas de estas actividades:

1.- Pensador que sostiene que el hombre es un ser para la muerte.

  1. Jean P. Sartre
  2. René Descartes
  3. Albert Camus
  4. Miguel Unamuno
  5. Martín Heidegger

2.- Corriente filósofica que prioriza la existencia en vez que la esencia.

  1. Marxismo
  2. Cristianismo
  3. Voluntarismo
  4. Existencialismo
  5. Historicismo

3.- ¿Cuál de los siguientes conceptos no prioriza el existencialismo?

  1. Absurdo
  2. Concreto
  3. Existencia
  4. Lógica
  5. Angustia

4.- Escribió La Náusea:

  1. Camus
  2. Beauvoir
  3. Sartre
  4. Kant
  5. Voltaire

5.- Filósofo que apoyó al regimen nazi cuando era rector de la Universidad de Friburgo.

  1. Nietzsche
  2. Unamuno
  3. Heidegger
  4. Jaspers
  5. Marcel

Esperamos que todos los estudiantes de quinto de secundaria puedan desarrollar todas las actividades de El Existencialismo propuestas en esta ficha educativa que te compartimos.

También nos gustaría que compartas nuestra página educativa: materialeseducativos.org con todos tus amigos y colegas, tenemos una gran variedad de materiales educativos de todos los cursos y de todos los grados.

Más Fichas de Filosofía para Quinto de Secundaria

En nuestro sitio web encontraras otras fichas educativas de filosofía para estudiantes de Quinto de Secundaria, si deseas saber cuales esos fichas, aquí te dejamos el siguiente enlace:

▷ ▷  28 Fichas de Filosofía para Quinto Grado  ◁ ◁

Si buscas materiales educativos de todos los cursos para estudiantes de primaria, te invitamos a revisar el siguiente enlace:

Fichas para Niños de Primaria

«¿Que opinas sobre este material educativo de Filosofía para estudiantes de  Quinto grado?, puedes dejarnos tu comentario en la parte de abajo»

5/5 (1 Review)

Otros Materiales Educativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba